jueves, 9 de abril de 2015

De chupamedias, a amenazar con "hacerme la vida imposible" (en orden cronológico)



















ACTUALIZADO
El señor Santiago Acera continuó enviándome correos electrónicos tiempo después (al que yo contesté)   :







Breve tiempo después, le envié otro correo electrónico. ¿El motivo? Se explica bastante bien:






En vista a las circunstancias, su respuesta (bastante mansa, por cierto) no se hizo esperar:




Mi respuesta:






Días después de este último intercambio, ocurre el momento mágico: ¡al parecer, Santiago aceptó mi debate! (O al menos... ¿eso parecía?)





Yo repliqué gustosamente:






Y desde ese punto, el caballero, no replicó más...

El correo electrónico que le envío, lo explica todo: